Medidas de seguridad para el usuario en las estaciones de servicio


Una gasolinera es un centro de trabajo donde pueden presentarse riesgos de accidentes, de ahí la importancia de aplicar medidas preventivas para la seguridad del personal y de los usuarios que visitan la estación de servicio.


Atropellos, golpes o choques contra vehículos

Cada local de servicio tiene un diseño para el acceso a los surtidores de forma que obligue a los vehículos a aminorar la velocidad de aproximación.

Rotulado y flechas para indicar la dirección de entradas y salidas a los vehículos a fin de evitar maniobras contrarias de los chóferes que podrían provocar caos a lo interno de la estación.


Instalaciones eléctricas

Todas las instalaciones eléctricas están enterradas o a la vista por medio de tubo de acero.

Hay un sistema completo de toma a tierra en toda la instalación para seguridad de las personas contra descargas de los equipos eléctricos. Los equipos eléctricos están protegidos contra posibles averías.

Las estaciones de servicio están protegidas contra la inflamación de mezclas de combustibles por electricidad estática. Todos los circuitos de fuerza disponen de interruptores diferenciales de alta sensibilidad.


Contra violencia en estaciones de servicio

Se utiliza intensa iluminación en áreas de surtidores y en parqueos, así como en el interior de las tiendas o zonas de caja.

Se dispone de ventanas grandes despejadas para mejorar la visibilidad desde el interior de la tienda y cabinas cerradas para los cajeros.

Se trabaja con cajas móviles y cajas fuertes de apertura retardada para conservar una cantidad muy limitada de dinero en efectivo y rótulos que indican el empleo de estos dispositivos.


Protección contra incendios y explosiones

Hay una ventilación adecuada de los locales cerrados para disipar posibles vapores de gasolina por llenado, rebosamiento o reparación.

Cada estación de servicio tiene un Plan de Emergencias previamente diseñado en caso de atmósferas explosivas. Todas las personas dentro de la Estación tienen un conocimiento amplio en medidas de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de personas.

Los pisteros tienen un protocolo seguro para el abastecimiento de combustible a vehículos, limpieza y eliminación de vertidos, extinción de incendios incipientes, entre otros.

Hay una inspección periódica de los equipos de suministro, mangueras y bocas para detectar fugas, daños y averías.

Se les advierte a los usuarios acerca de la prohibición de fumar, encender fuego, cargar combustible al vehículo con el motor en marcha y las luces encendidas, así como conectar y usar el teléfono móvil. Dicha advertencia está claramente establecida por medio de rótulos en zonas de alta visibilidad para los usuarios.

Inspecciones periódicas, mantenimiento y reparación regular de extintores y capacitaciones al personal de cuándo, dónde y cómo utilizarlos o activarlos.

Presencia de interruptores de emergencia en los surtidores en lugares accesibles y claramente identificados.

Durante las descargas de combustibles de los cisternas se dispone de tomas a tierra para evitar eventuales conflagraciones, así como un sistema de recuperación de gases inflamables.